jueves, 21 de agosto de 2008

BAÑOS ÁRABES (El Hammam) – Mi experiencia personal


Hace 2 semanas, durante mi estancia en Córdoba, mi prima M me hizo un regalo muy especial: nos invitó (a mis padres, a sus padres, a su marido y a mí) a los baños árabes "Medina Califal" y, después del baño, a una cena de degustación de comida árabe con espectáculo de danza del vientre incluida. Como veis, mi prima me conoce muy bien y su sorpresa me encantó. Te pasaste tres pueblos primilla!

Este hammam se encuentra en el casco antiguo de Córdoba, muy cercano a la Mezquita-Catedral, y en él se puede disfrutar de un auténtico baño árabe Califal, restaurado y abierto desde hace 3 años (el grupo empresarial Al-Andalus, ha tenido la gran idea de habilitar antiguos baños árabes, y recuperar la tradición islámica de utilizar el agua como agente relajante y purificador).

Os explico un poquillo en que consistió la experiencia:

El baño árabe, tradicionalmente, está estructurado en torno a un patio, del que se distribuye un vestuario, la sala de agua fría (agua a una temperatura aproximada de 16ºC), la sala templada (consta de una piscina a una temperatura aproximada de 36ºC) y la sala caliente (consta de dos piscinas de agua a una temperatura aproximada de 40ºC y una sauna), decoradas al estilo de época o dinastía predominante.

Para conseguir una mayor relajación te recomiendan primero al agua templada, para que nuestro organismo se vaya acostumbrando; seguidamente pasar al agua caliente, pero en ésta no se debe estar mucho rato para evitar una posible bajada de tensión. Y por último… ¡¡al agua fría¡¡ También encontramos una sauna para ir alternando con los baños. Con ello, notas como tu cuerpo se aclimata, como se relaja y como reactivas la circulación en la piscina de agua fría.

Lo peor es el paso por el agua fría, yo pensaba que no lograría meterme, de hecho mucha gente sólo metía las piernas; pero yo fui valiente, hice de tripas corazón y me metí con cabeza y todo, jeje! (además va genial para la circulación y a mí me convenía porque la tengo echa un asco…). Y me alegré un montón de haberlo hecho porque la sensación al salir es estupenda! Notas como te circula la sangre por todo el cuerpo, como unas hormiguillas, es genial.

Cuando entras en la caliente, incluso quema una barbaridad, pero enseguida te acostumbras. Es la zona de mayor penumbra, la de más relajación y los chorritos de agua ardiente cayendo sobre la cabeza y cuello son un gustazo!

La piscina de agua templada es la más grande y la más bonita, rodeada de arcos y cubierta por una bóveda que deja pasar la tenue luz natural por sus detalles estrellados. La decoración es preciosa y está muy bien ambientado: los mosaicos, la luz cálida gracias a las velas, el color rojizo de las paredes, la música oriental de fondo, el olor a aceites esenciales y a incienso… es muy relajante, casi diría que el ambiente es sensual, y te transporta a otra época, me sentía como en las películas de romanos, me faltaba la bandeja con frutas, jeje!

Mientras estás disfrutando de todo esto, te van llamando (cuando entras te dan un número que te cuelgas en la muñeca) para darte un masaje relajante de 15 minutos con aceites esenciales. Me dieron a elegir entre limón, jazmín, lavanda, romero o azahar, y yo elegí jazmín. Nunca me habían dado un masaje en plan profesional y me quedé maravillada… qué placer! yo estaba ya en trance…

La verdad es que fue una experiencia estupenda, aconsejable al 100%, ya que baños y masajes los encuentras en cualquier balneario, pero este ambiente tan especial no, y el hecho de que sean baños árabes originales tiene mucho encanto.

Eso sí, es importante elegir una hora donde el relax se alargue al máximo; nosotros lo hicimos al anochecer y fue ideal! Al salir me esperaba otra sorpresa… la cena árabe con danza oriental, pero esto lo contaré en otro post.

¡Muchas gracias por todo prima! Fue un detalle precioso, de verdad. Te envío un besote desde el norte!

6 comentarios:

Kassiopea. dijo...

Ainss qué envidia. Hoy me he pegado una paliza impresionante desmontando un armario que casi me deslomo. Me duelen hasta las uñas, y ahora me siento y leo esto de los masajitos... Estoy por irme a Córdoba mañana mismo a buscar ese sitio jajaja

AZAHARA dijo...

Eeyyy, te lo recomiendo, sales como una rosa, jeje!
Y otra cosa que no he comentado: salí supersuave, no sé si fue el aceite esencial o que le ponen algo al agua, pero me dejaron una piel de escándalo, oye.

EGR dijo...

Hola Azahara, yo un año fui a Alhama de Granada. Allí hacía un calor horroroso (40ºC de temperatura). Pero luego hicimos una visita a unos baños árabes y salí fresquita y sin sudor.

Asmahan Medinet® dijo...

ummmm que bonito y placentero!

AZAHARA dijo...

Es para repetir, de verdad.

RAQUEL dijo...

menudo día más redondo! yo quiero uno igual! jejeje