jueves, 10 de mayo de 2012

Aprender a "soltar"

Cada vez tengo más claro que he de eliminar mis “apegos”. ¿A qué me refiero? Una vez leí que el apego es como la sed. Piensa en el ánimo de una persona desesperada por la sed y en el de alguien que no la tiene. Una tiene paz, tranquilidad, seguridad y la otra lo contrario.

Pues yo soy una persona con sed, tengo demasiados deseos-apegos y eso es muy malo. El apego es un estado emocional de vinculación a unas cosas o personas originado por la creencia de que sin esa cosa o persona no es posible ser feliz. Por ejemplo, no puedes ser feliz si no tienes tal cosa, o si tal persona no está contigo, no puedes ser feliz si tal persona no te ama, no puedes ser feliz si no tienes éxito con tal cosa, no puedes ser feliz si no tienes un cuerpo perfecto o no puedes ser feliz si los otros actúan de tal manera, etc. Pero nada de esto es real, es una programación de tu mente, claro que puedes ser feliz. La felicidad depende de uno.

Ya os lo he comentado alguna vez, soy una persona que le coge demasiado cariño a las cosas, a los lugares… dependo demasiado de las personas que me rodean, las necesito demasiado. Guardo mil objetos, cartas, notas, que me recuerdan situaciones en las que estoy anclada y que no volverán, soy una sentimnental y así no se puede avanzar. Por eso, uno de mis retos es independizarme de mis apegos, ya que son como pesas que me cuelgan del alma; y yo quiero volar y estoy con mis alitas aleteando fuerte fuerte, pero no me levanto del suelo porque peso demasiado. Cuesta, pero hay que aprender a soltar y las cosas por sí solas se van colocando en su sitio:

"Sólo vuelve lo que realmente vale la pena,
lo que no tiene que estar a tu lado, solo se aleja..."

12 comentarios:

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Azahara

Los apegos y desapegos, qué tema maás complicado de vivir. La teoría la conocemos de memoría pero la práctica cuesta.

En mi caso, no tengo demasiados recuerdos de nada, n de nadie. Y me da pena pero como cada cinco años me ha tocado hacer mudanza, aprendes a desahacerte de muchas cosas, entre ellas recuerdos.

En ese sentido, las mudanzas, ayudan a desapegarte, porque, en mi caso al menos, me han obligado a vivir con lo imprescindible. Y eso, cabe casi en una maleta.

Besotes.

AZAHARA dijo...

Maria Eugenia, pues yo me mudé hace año y medio, después de haber vivido en casa de mis padres toda la vida, y aún cuando entro en mi antigua habitación me dan ganas de llorar... Soy terrible para esto. Y echo muchísimo de menos a mis padres, cuando los veo me los como a besos, jeje.

Admiro a las personas que cambian de vivienda o de trabajo como si nada, creo que es enriquecedor y ayuda a no tener tantos apegos. O las personas que se van solas una temporada al extranjero. Yo debería hacerlo, a ver si así se me pasa la tontería. :)

ARO dijo...

Siento yo esos mismos sentimientos con respecto a los sitios en que he vivido, a los amigos que se fueron a otros lugares, a la ropa que un día usé... En fin, me cuesta desprenderme de esos sentimientos.

AZAHARA dijo...

Aro, pues como yo... Pero cuanto más apego, menos libertad, y es así.

Tarambana dijo...

Tener apego a las personas no es malo (de hecho creo que es muy bueno) (ojo, hablo de apego o cariño, no de dependencia).
Y tener algunas cosas que te gusten y que colecciones o guardes tampoco creo que suponga un inconveniente. Pero hay que intentar alcanzar el término medio: tampoco es cuestión de acabar como esa gente que sale a veces en Callejeros que tienen síndrome de Diógenes, y tienen la casa llena de trastos ;D

AZAHARA dijo...

Hola Tarambana! jeje! No es mi caso! jeje! Hay cosas que no tiraría jamás, como recuerdos de mi abuela, pero hay otros que no me traen buenos recuerdos y allí están.

Cuando me refiero a tener apego me refiero a una dependencia, pero tú puedes querer más que nadie a una persona y no necesitar de ella para ser feliz. No sé si me explico. No es que te tengas que volver un arisco despegao (imposible en mi caso, porque soy como un koala, jeje), si no vivir feliz con lo que tú eres sin que esa felicidad dependa de los demás.

No sé si me hago entender... :S

Speedygirl dijo...

Muy buena decisión, difícil, pero necesaria. Todo mi apoyo! Apegos fuera! ;P

Cantares dijo...

Dulce personita, la felicidad no siempre depende de uno, pero si necesita que la ayudemos o se va, huye, se esconde.
Después de algunos encuentros con la parca me hice muy desapegada a muchísimas cosas, regalé, doné, tiré mucho y después del último tratamiento me deshice de más
Y ahora sigo ... todo es cuestión de empezar.
Un día a la vez
Besos grandotes

AZAHARA dijo...

Speedygirl, gracias guapa!

Cantares, sabes que te admiro muchísimo por como llevas todo el tema de tu enfermedad. De eso se trata, la vida te trae a veces dificultades inesperadas, pero está en uno mismo el cómo llevarlas. Puedes luchar con optimismo o bien dejarte llevar por la tristeza y desesperanza. Por muy feas que se pongan las cosas, siempre te irá mejor con una actitud positiva.
A veces hasta que no te viene un palo bien grande no te das cuenta ni empiezas a valorar la grandeza de lo que tienes, de lo que te ha dado la vida.

$. M. K. dijo...

Lo único que me ha acompañado en la salud y en la enfermedad han sido mis gafas y la música. =P

Alijodos dijo...

Partiendo de la base de que la felicidad no existe sino solo los momentos felices yo creo que el apego es malo cuando no cree en la libertad de las cosas. ten apego para disfrutar de ellas en el momento pero dejalas libres como libre debes ser tu...Si se depende en demasia de algo te vuelves en una infeliz continuada...Cuidate. Besos.

Lakacerola dijo...

En eso no nos parecemos nada de nada.
Buen finde wapa...